Redondo para todos

No entiendo porqué. Tal vez ahora que estoy sentado frente a la computadora pienso que sí. Veamos, sucede que de vez en cuando me gusta andar por el mundo e intentar comprenderlo. Tal vez baste pasear por Miraflores junto al mar; total el mundo es aquí, allá, en el hemisferio norte donde sea. Además que no sé, hay parte de Miraflores que me recuerdan muchó a Los Ángeles County, la parte de Redondo beach. Creo que por eso nosotros los peruanos copiones tenemos nuestra propia “playa Redondo”. Sólo que claro, sin tantos hoteles, turistas y modernidad, pero ahí vamos. Tal vez extraño la marea que hacía que levantando los brazos me llevase a levitar por un segundo.

Para llegar a Miraflores desde mi casa no es largo el tramo, en momentos de poco tráfico es cosa de 6 minutos, y para llegar al malecón maso 12. Aunque un lunes a las seis de la tarde el tiempo podría cuadruplicarse.

Suelo pasear, comprar un pancito rico en Vivanda, andar por Larcomar, sentarme en un parque. A veces lo hago solo, a veces acompañado de alguien. Al no fumar y tomar sólo de forma ocasional, busco maneras saludables de distraerme de la vida agitada Y pseudostressante de Lima.

Y me corrijo, cuando paseo por el Malecón y veo la playa Redondo, no pienso en Redondo Beach. Veo más bien con cierta jocosidad nuestra frustrada aculturación, y digo, qué bien que la cosa no salió así. Porque Miraflores no sólo me ofrece un mar con un lindo malecón, sino a gente tonteando por los parques, nunca calles tan limpias como en las playas de California, vendedores ambulantes, combis, micros, choferes locos, un poquito de smog. Gente vestida de forma huachafa, pero al mismo tiempo un orden occidental que todos quieren disimular… y que nunca… nunca, ni el más limeño mazamorrero podrá adoptar. Ese mix que son hace tan peculiares.

Me siento en un parque y me pregunto porqué hago esto. Qué miércoles. Me siento, punto.

Mi identidad, ya vienen fiestas patrias, el amor por el Perú. Si pues, que bien que en Miraflores haya a pesar de todo mucho de peruano.
¿Cigarros?No, no quiero cigarros. ¿Está seguro? No fumo, gracias. Le dejo el pucho a 50. ¡Para colmo me quieres estafar!

Una propinita. No.  Ya pues. No tengo.  ¡Regálame tu chalina pues!  What?

Le vendo rosas.  No gracias, ¿no ve que estoy solo?  Pero ya vendrá su flaca pues jefe.  No quiero.  O si quieres cómpremela y luego me la devuelve. 

¿Qué hace aquí sentado?  Estoy tonteando, ¿algún problema señor policia? No estás tomando o drogando, ¿verdad?  (Sin comentarios)
En Redondo Beach no me fastidian tanto. Nada como ser alienado. Felices Fiestas patrias con mi polito de “Viva el Perú” junto al mar de California. Sí, bien ahí con Redondo Beach, es que así yo amo a mi país. La banderita, la escapela, sí, en California deberían estar sí. Así colaboro a difundir mi identidad patria afuera. En Miraflores ya saben todos que soy peruano.

Si!!! Redondo Beach, vaos!

I don´t know why… pero pasa… regreso a mi compu y me debato en mi tiempo y espacio.
Miraflores es un sitio con un alienado sabor a California, eso.. qué rico!. Ye!!!! Viva!!
(Curiosa ironía)

(Redondo Beach, Los Angeles County, California)

(Larcomar, Miraflores)

2 comentarios sobre “Redondo para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s