Una Casa. Calma :)

A las 5:15 de la mañana llegaba a Fort Lauderdale, FL. Aún de noche pero con calor.

Alexandra me esperaba, se moría de sueño y yo también. La vi, la abracé y creo que porque estábamos tan cansados que aún no nos habíamos dicho nada. Cabello largo, negro y sí, ella. ¿Qué era de tu vida? ¿Cuándo te vería? Y es que la vez pasada estando yo al otro lado del país te llamaba y sí, algún día te vería. Florida de madrugada y su carro Ford negro andaba a velocidad. Creo que no le decía mucho, ni ella por el sueño y por no terminarla de asimilar.Florida, Florida. Calor y no sé, palmeritas, y por otro lado un comienzo para nuevos sueños. Todo por estar aquí.Y que sí, que la vida, que todo parece tan parametrado y tan alocado a la vez. Que me pierdo en un país extraño y me encuentra acaso la virtualidad de lo tan cercano.  Ella se moría de sueño y yo también. Ella en el sillón de la sala y yo en el piso. Una vez de día le muestro fotitos de Lima, y ella su Wii, su tele y su violín.Su mamá; sonrisas. Almuerzo; arroz y camote. Estados Unidos y palmeritas. Pero Perú y dulzura. Violín, música, armonía. Una amiga.

Casi una casa en el otro lado del mundo, gracias Alessits, gracias.

{

(compu, violín, tele, Wii, casita, hogar… jeje)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s