Cosas, cosas, cosas

El frio que hacía en el mid-West de Estados Unidos, era en realidad ese frío bacán mezclado con calles con gente caminando, algo que se hacía extrañar en Miami. Creo que por eso en Miami me quedé con la ganas de ello.

En Lima ahora también hace frío. Es más, hace más frío a la hora de ir a los restaurantes que ponen un aire acondicionado terrible. El cielo está nublado y escucho jazz.

Me da frío como para bañarme. (Qué cochino). Pero es que Antje, mi compañera alemana de intercambio, me entendía, me decía que en Alemania (como sucede también en EE.UU. y otros países), la calefacción en todas las casas era lo mejor del mundo. Porque te bañas y el clima sigue calientito, en cambio aquí en Lima te bañas y la canción, porque al salir te mueres de frío.

Sí, lo sé, la calefacción es cara en nuestros países, pero igual uno la extraña.

El cielo sigue nublado y gris, y resulta muy válido pensar en calefacciones después de un baño, en tomar una siesta ahora, en que todo (y todos) podrían esperarme un rato a que reconecte con la realidad.

(creo que iré a tomar mi ducha, pero igual tengo frío)

Un comentario sobre “Cosas, cosas, cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s