Linus regaló su cobija

Durante días duros de viaje, conseguí una cobija. Una cobija rojita de American Airlines que me llevé y que me sirvió mucho al no tener casa, pasar horas en aeropuertos desconocidos y demás. Una colchita roja que era además  una simbolización de mi estilo de vida de sujeto migrante. De pronto, luego de varios vuelos, terminó en mi casa, en Lima. Mi cobija rojita, que me abrigaba todas las noches.

Mi cobijita roja, cual Linus, me acompañaba a la hora de dormir en mi cama. Me abrigaba y además me traía tantos recuerdos, lugares, estilos de vida. Tal vez era uno de los pocos recuerdos físicos de aquel estado de andar de un lado a otro, de ese espíritu viajero. De pronto creo que por ello dormía con mi cobijita.

Pero frente a la tragedia del terremoto en Ica, entre otras cosas (ir al hospital y donar varias cosas en la cruz roja), tenía que dar algo más. Tal vez dar algo que en realidad me faltase, y creo que mi cobijita además de abrigar llevaba consigo una carga emocional muy grande, además de guardar en sí misma aires de muchas ciudades y personas. Así, al llegar a su destino “estarán” (de una manera muy particular) con su nuevo dueño.

Alguna vez soñé con volver a usar la cobijita roja en próximos viajes, muchas veces, con que ella me transportaba a nuevos destinos, pero en realidad pasó algo que no esperaba; que su próximo viaje sería para abrigar corazones.

 (Linus van Pelt, amigo de Snoopy)

Un comentario sobre “Linus regaló su cobija

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s