Realidades y ficciones

(breve y desordenado comentario)

San Marcos, mi universiad (como saben) es la universidad más antigua del continente. Y aunque ello pueda pesar, por ejemplo a Católica, sus 90 años distan mucho de nuestros 456. Ello se debate entre curiosidades, que hacen de San Marcos un reflejo muy peruano-limeño-migrante de la sociedad.

Siempre escuché que San Marcos es un “Perú en chiquito”. En realidad eso suena bien “místico-estereotipado”, y más bien me suena enunciado por alguien que en definitiva nunca ha pisado la universidad, o tal vez lo ha hecho pero como un tour. En todo caso si queremos ofrecer esas comparaciones calza un tanto mejor lo de una “Lima” en chiquito (entiendase Lima en conjunto, con todas sus connotaciones de cambios, provincianas, de esperanza capitalista, de desorden estructural y sueños y esperanzas).

Si bien vemos un reflejo de personas de diferentes lugares; se trata también de provincianos que ya de algún modo nos adaptamos a la urbe limeña, pero que tomamos diferentes reacciones. Algunos añoramos nuestra tierra, otros prefieren negar de dónde son y en fin, muchas actitudes. Nos acriollamos, no distanciamos, nos agrupamos, nos separamos. San Marcos, en tanto estructura es desordenada pero un profe de pronto nos hacía la comparación con Lima (casi cronológico con Odría, Velasco, Invasiones, crecimiento)… y sí pues. Si Lima ha tenido cambios, San Marcos ha ido junto a ella.

Tal vez ciertos vaciós en realidad resultan complementos. Cosas que a veces pasan y que queremos, otras que nos parecen curiosas. Ahora no tenemos luz en la universiad y por ello mis clases acaban temprano. Tal vez ese toquecito latinoamericano de que la ficción puede superar la realidad. Y es que de pronto estaba junto Caytlin, una estadounidense de intercambio, que ya me la imagino en su páis contando esto como una anécdota fantástica del “Wild world of Peru”.

Pero igual, el nivel no baja, la gente lee por ahí. Está, existe. Porque no pasa de ser una curiosidad (que podría ser vista simplemente como ello), sino reflejos, refracciones de aquel mix medio raro y cotradicctorio que hace de San Marcos mi muy querido centro de estudios.

3 comentarios sobre “Realidades y ficciones

  1. San Marcos es la mas antigua y poblacionalmente como en estructura es reflejo de nuestro pais. Y eso que? lo sabemos muchos universitarios. Estudio en ambas y creo que la mejor en cuanto a todo lo que te ofrece y vives es la Pontificia Universidad Catolica del Peru. Las razones estan de sobra para muchos universitarios de cualquier parte del Peru. Saludos.

  2. Concuerdo con Rey. Las viejas glorias no sustentan lo presente, al menos no en este caso. San Marcos es una buena universidad, pero es tan buena como la Pucp o la Pacifico. ¿tu estudias en la Pucp? no, tu eres San marquino y eso es todo lo que conoces, por ende, no tienes autoridad para calificar. El problema con San marcos es que el 90% del alumnado se la pasa criticando a la gente con plata en sus falsas posturas rojas, cuando deberian estar estudiando mas o chambeando para pagar al menos el internet de su casa, que tan bien saben utilizar. Bien los dicen todos los catedraticos: el problema de San Marcos no es su enseñanza (valga decir su plana docente), nisiquiera sus limitados recursos economicos ni su deteriorada infraestructura. El problema son sus alumnos, que solo aprender a resentirse socialmente, a destruir cada nueva construcción, jardin o baño, y que nunca consiguen chamba por su criollona actitud de sujeto marginal.

  3. Concuerdo con Lisa… en un par de cosas. La primersa: este tipo es san marquino y, por ende, conoce la situación de su universidad. Pero no creo que sea la única forma de conocer el mundo de los planteles universitarios. ¿Quién no conoce a alguien en la Cato? ¿Quién no ha hablado de las cosas que pasan en las facultades, la gente, los interéses que priman, el ambiente de estudios, los profesores?… En fin, sólo una idea antes de esta aclaración: El 90% del alumnado san marquino DEJÓ de criticar a la gente que tiene dinero hace mucho tiempo. Ese mismo 90% no quiere saber nada de posturas de izquierda (o “rojas”, retomando el término despectivo que usó Lisa) y, de ellos, quizás sólo el 10% esté dispuesto a reclamar por cosas justas. Del total del alumnado, el 20 ó 30% se preocupa realmente por los estudios, otro 50% sólo pasan por pasar, y el resto se divide entre los que hacen lo que sea por aprobar con 11 y aquellos a los que no les interesa nada. Ahora, ¿podrán decir que no es así en todas partes? Hagan sus estadísticas.
    La segunda cosa en la que concuerdo con Lisa: el problema en San Marcos son los estudiantes… pero también los profesores. Hay muchos que sólo están ahí para ganarse el sueldo y no ponen el mínimo interés en orientar a los alumnos, en preparar sus clases, etc. Los motivos de esta desidia son de diverda índole: porque no les interesa, porque tienen que trabajar en otros lados para ganar algo más, porque está ocupados en investigaciones, entre otros. Me parece que en, todo caso, el problema de los sueldos debería solucionarse, a ver si así recuperamos a algunos buenos maestros. sea como sea, la situación de San Marcos es muy parecida a la de cualquier otra universidad nacional y, me atrevería a decir, que a la de algunas privadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s