Curiosidad

Cuando abres tu boca parece que estás frente al dentista. No sé qué esperas que pueda encontrar en ella. Además, hay mucha luz, por eso ya no necesitamos la linterna del dentista. Me miras de reojo, tal vez también revisas mi boca  al momento de ver la tuya.

Cerraste la boca y me sonríes. Me miras, pero de reojo, sigues así.

Vuelves a abrir tu boca, pero no para que la revise, sino que pones gesto de sorpresa. Pareces una niña curiosa. Pero eres en realidad una mujer-curiosa, eso te hace más interesante.

Estiras los brazos, cierras los ojos, abres la boca. Se ven tus dientes alineados, el dentista los arregló hace unos años. ¿Te acuerdas cuando tenías tus brackets?

Juntas los brazos, abres los ojos cierras la boca. Pero no se cierra la curiosidad. No.

Se cierran mis ojos, a dormir curiosidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s