Hialeah – Hialeah

Escribo desde Hialeah, donde dicen que no hay  carteles en inglés. Pero, sí, si hay unos cuantos, no crean ah. Hace unas horas llegaba al aeropuerto de Miami y en las horas siguientes tenía que preparar mis cositas. Como activar mi celular AT&T, visitar a mi amiga Dina  en su tienda, ir a la oficina de correo y de paso al banco. Pero, pucha, llegué tarde con el banco. No entiendo porqué los bancos en Estados Unidos cierran tan temprano. El Bank of America del downtown de Miami cerraba a las 4pm y yo ahí parado 4:15pm. En fin, ya será mañana, supongo.

Pero ahora ya espero mi tren, sí mi tren rumbo a Fort Lauderdale para ver a Ale. De nuevo, de nuevo.

Pero no sé, será que Miami me resulta tan familiar que hasta no siento que he regresado de Perú a Miami. Como que camino por ahí… sin que nadie me diga, nada, al correo, al banco, al tren. Pero bueno, las cosas me resultan muy cotidianas.

Ciertamente, tomar aviones a Europa siempre es mucho más emocionante, pero igual, cuando viajaba a Estados Unidos reconocía el olor a sus aeropuertos, a sus restaurantes con sabor a nada y esas cosas. Ahora todo es más automático.

Almorcé un poquito tarde y me fui a pedir un sandwich a Wendy’s. Pero antes vi a Dina en su negocio de comida saludable (fresh food) y me regaló un smothie así que no me pedí nada de tomar a la hora que me ordené un el chicken sándwich.

Ya viene el tren, vamos a Fort Lauderdale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s